English · Entrevistas · Short&Sweet

Short&Sweet: Nikki Marvin

[English version below]

Como ya conté, cada día del Hepcats’ Fever tuvo un momento especialmente dedicado a conversar con los profesores sobre temas particulares. El segundo día, Nikki & Katja conversaron sobre identidad e individualidades en el baile. Cuando terminó la charla me acerqué a Nikki Marvin, y le hice algunas preguntas (Nov/2018). Ella, entre otras cosas, es bailarina, artista de burlesque y directora de su estudio de baile en Estados Unidos. *

Nikki con su pareja de baile, Mikey Pedroza. Foto: André Kanamura

Me parecía importante compartir esta conversación esta semana: hace unos días Nikki y su esposo, el bailarín Shesha Marvin, se enteraron de forma sorpresiva que no iban a poder seguir las actividades en uno de sus dos estudios, Atomic Fullertone, por una decisión sin previo aviso de los dueños del espacio. Esta terrible noticia hizo que tengan cancelar eventos, mover clases y reprogramar packs, entre otras cosas. Pero también fue un momento para valorar el esfuerzo realizado, mirar para atrás y focalizarse nuevamente en el primer salón que tuvieron: Atomic Ballroom Irvine.

Siempre es un buen momento para valorar el trabajo de quienes llevan adelante estudios y promueven la escena de baile local. De eso hablamos brevemente:

Nikki y Katja con Lene, organizadora de Hepcats’ Fever y moderadora de las charlas. Foto: Gabriela Fernandes.

En la charla estuviste hablando acerca de tu estudio: Atomic Ballroom. ¿Cómo fue armarlo, elegir las clases, mantenerlo actualizado? Contame cómo te sentís actualmente con esto.
Ser dueña de un estudio es muy interesante. Es algo con lo que podés tener independencia. Pero cuando te encargás de un estudio y traés personal, gran parte de dirigirlo es asegurarse de que esas personas estén cuidadas. Entonces no sólo estamos tratando de construir esas comunidades sino que también nos queremos asegurar que el equipo tenga clases que los inspiren, que las comunidades crezcan juntas; estamos todo el tiempo trayendo principiantes y creando fiestas que son divertidas e interesante para la gente. Así que ¡es un balance! ¡Hay que trabajar muy duro! Especialmente estando a cargo de dos. Pero creo que es genial darle a las personas un hogar donde sientan que pueden venir a bailar varias noches a la semana.
Que lo hagan propio…
Sí, exacto. Muchas personas lo sienten como un hogar y muchas personas vienen 5 o 6 veces a la semana. ¡Es una locura!

Recién dijiste que hay que salir de “la caja del Lindy Hop” y vos hacés un montón de otras cosas. En el estudio tienen muchas clases, no sólo de Lindy Hop, ¿cómo eso puede ayudar a alguien en su baile?
Creo que tomar clases de otros estilos te da perspectiva y te ayuda a descifrar cosas sobre tu balance y tu conexión con otra persona. Las cosas que funcionan en un baile pueden transferirse y funcionar en otro baile. Yo hice un poco de Tango argentino, y entiendo lo difícil que es comparado con el Lindy Hop… creo que cualquier bailarín puede beneficiarse de hacer muchos estilos.

Voy a hacerle esta pregunta a todos: ¿Qué festival de baile recomendás?
¡Uy!… Siempre tengo que votar por mi equipo local que es Camp Hollywood. Simplemente porque es muy especial, único y muy Los Angeles de muchas formas. Cuenta con bastantes bailarines que ya no bailan tanto y aparecen muchos “old timers”. Así que en ese sentido es muy especial

¡Muchas gracias Nikki!
¡Por supuesto! Gracias a vos.

*En este texto se utiliza el género masculino para indicar plural apelando, en primer lugar, a la economía del lenguaje y, en segundo lugar, para facilitar el uso de la opción de traducción automática. Sin embargo, entiendo que al hacerlo se invisibiliza la presencia de los géneros femenino y binario, los cuales también está contemplados en el relato realizado.


Talk. Photo: Gabriela Fernandes.

As I said before, every day of Hepcats’ Fever had a special moment to talk with the teachers about particular topics. On the second day, Nikki & Katja talked about identity and individualities in the dance. When the talk ended I went to Nikki Marvin, and asked her some questions (Nov/2018). She, among other things, is a dancer, burlesque artist and director of her dance studio in the United States.

I thought it was important to share this conversation this week: a few days ago, Nikki and her husband, the dancer Shesha Marvin, found out in a surprising way that they would not be able to continue the activities in one of their two studios, Atomic Fullertone, because of an unannounced decision made by the owners of the place. This terrible news caused them to cancel events, move classes and reschedule packs, among other things. But it was also a time to appreciate the effort made, look back and focus again on the first studio they had: Atomic Ballroom Irvine.

It is always a good time to value the work of those who carry out studies and promote the local dance scene. We talked briefly about that:

During the talk you talked about your studio: Atomic Ballroom. How was it to build the studio, pick the classes, keep it updated? Tell me how you are feeling right now with it.
Owning a studio is very interesting. It is something in which you can be independent. But when you take on a studio and you bring in staff, when you have people who work for you, a lot of running a studio becomes making sure those people are taken care of. And so not only are we trying to build those communities, but also we are trying to make sure that the staff has classes that inspire them, that the communities are growing together; we’re bringing beginners all the time and creating parties that are fun and interesting for people. So it’s a balance! It’s a lot of hard work! Specially running two. But I think that it’s great to give people a home where they feel like they can go dancing several nights a week.
To make it their own…
Yeah, exactly. Many people do feel it like home and many people do come 5 or 6 times a week. It’s insane!

You’ve just said that you have to step out of “the Lindy Hop box”, and you do a lot of other things. At the studio you offer a lot of classes, not only Lindy Hop, how can that help someone as a dancer?
I think that taking classes of other styles gives you perspective and helps you figure out things about your balance and your connection with another person. And things that work for one style may transfer and work for another one. I’ve done a bit of Argentine Tango, and I understand how difficult that is compared to Lindy Hop… I think that any dancer can benefit from taking multiple styles.

I will ask this question to everyone: Which dance festival do you recommend?
Oh, man… I always have to vote for my home team which is Camp Hollywood. Just because it is very special and unique, and very Los Angeles in many ways. It features a lot of dancers who don’t really dance much anymore and a lot of old timers come out. So is truly special in that way.

Thank you so much, Nikki!
Sure! Thanks to you.

¡Gracias Malena Finkelstein por la revisión de la versión en inglés!

5 comentarios sobre “Short&Sweet: Nikki Marvin

  1. Muchas gracias por mostrar nuevas perspectivas con respecto al baile y a la vida de grandes artistas.
    Soy un fan chileno tuyo y espero conocerte y felicitarte en persona en marzo, cuando viaje a Buenos Aires 🙂
    Saludos!

    Lucas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s